Navegamos en un Barco de Alquiler Fluvial.

Queremos que tus vacaciones en barco sean una experiencia fluvial inolvidable. Hasta ahora hemos hablado en este Blog de como hacer nudos o atracar tu barco de alquiler y de como prepararnos antes de partir, pués bien, llegó el momento de navegar. En este artículo te explicamos todo lo necesario para que puedas disfrutar del Turismo Fluvial de una manera relajada y divertida.

 

 

 

1.- Partimos, dejamos el muelle.
Lo primero que tienes que hacer es verificar de dónde vienen el viento y la corriente y cuál de los dos viene de proa o de popa.

Si tu barco de alquiler está amarrado frente al viento o a la corriente, suelta las amarras empezando por las de popa. Empuja la
proa del barco hacia el interior del río o canal. Mete la marcha adelante

Si el barco presenta su popa hacia el viento o la corriente, la maniobra puede resultar más delicada: suelta las amarras empezando por las de proa. Empuja la popa separándola del muelle antes de entrar la marcha atrás.Si tu barco se queda arrimado al muelle a causa de un viento muy fuerte, separa la popa y embraga en marcha adelante. Durante esa maniobra, la proa sigue amarrada, pero lista para soltarse. Vira hacia el muelle acelerando con suavidad. Cuando la popa está lo suficientemente separada, uno de tus  tripulantes soltará la amarra delantera, mientras que el piloto se separa del muelle en marcha atrás.

2.- Navegando por un río o canal.
En un río y también a veces en un canal, la vía navegable está delimitada con balizas o boyas de colores diferentes. La regla es sencilla: el barco que sube contracorriente debe dejar las balizas rojas a su izquierda y las verdes (o negras) a su derecha. El barco que desciende (hacia el mar o en esclusas) debe dejar las balizas verdes (o negras) a su izquierda y las rojas a su derecha.

 

 

 

3.- Normas de Navegación.
Los cruces se hacen de babor a babor, pero un barco descendente tiene siempre la prioridad sobre otro ascendente. Cuando la vía navegable es lo bastante ancha, los barcos descendentes navegan en medio y los ascendentes por la derecha o por la izquierda. En el continente, un barco mercante ascendente, que circula junto a la orilla derecha y que quiere, excepcionalmente, cruzar estribor a estribor, deberá mostrar en estribor:
– de día, un pabellón azul – de noche, una luz blanca intermitente.

¿Como adelantamos?
Sólo podrás adelantar un barco fluvial, a babor o a estribor, si la maniobra no presenta peligro alguno. En una vía estrecha, se suele adelantar a babor.
El barco adelantado debe aminorar la marcha y, si es necesario, apartarse para facilitar el paso del barco que adelanta. Si la vía es ancha y el adelantamiento no plantea problemas, puedes hacer la maniobra sin señalar sus intenciones.
Si la vía es estrecha y deseas que el barco adelantado se aparte, debes emplear las señales sonoras previstas por el reglamento:
== == -Deseo adelantar por su estribor.
== == – – Deseo adelantar por su babor.
Si el adelantamiento no es posible por el lado pedido, pero puede hacerse por el otro, el barco adelantado debe señalarlo de la manera siguiente:
– Adelantamiento posible a babor.
– – Adelantamiento posible a estribor.
Si el adelantamiento no es posible, el barco adelantado debe emitir cinco sonidos breves:
– – – – – Adelantamiento imposible

Curvas ciegas.
En algunas curvas ciegas deberás anunciar tu presencia mediante un sonido largo. Si llega un barco de frente, contestarás con la misma señal.

Luces de navegación.
Las luces de navegación deben estar encendidas si circulas después de la puesta de sol o con niebla.

¿Cómo dar media vuelta?
Escoge un espacio lo bastante amplio y despejado. Ponte al ralentí aún manteniendo el embrague en marcha adelante. Gira el timón y acelera con bastante intensidad pero brevemente para que la popa derrape. Antes de alcanzar la orilla opuesta, para el barco dando un golpe de marcha atrás. Fíjate bien, tu propio impulso te va a hacer seguir girando. En cuanto cese ese impulso, vuelve a dar un golpe de marcha adelante y así hasta completar la media vuelta.

 

 

 

 

En una vía muy estrecha, hay otro método, sencillo y rápido: acércate lentamente a una orilla despejada y no demasiado dura y dile a un tripulante que desembarque con la amarra de proa en las manos. Con la parte delantera amarrada, embraga suavemente en marcha adelante virando hacia la orilla. La popa va a separase de la orilla, y luego girar lo suficiente para que puedas marchar en sentido contrario.

 

No te asustes, parece complicado pero ya verás que una vez recibida la instrucción necesaria en la base de salida, navegar en tu barco de alquiler fluvial será una experiencia divertida y entretenida. ¿Navegamos?